Juan Mario “Mayito” Aracil

juan mario aracil bioSu talento lo ha consagrado como uno de los mejores ingenieros de sonido. Cuando se habla de los mejores en el mercado, el nombre de Juan Mario Aracíl, mejor conocido como “Mayito”, es uno de los primeros en la lista de expertos en esta importante área de la producción discográfica.   Él deja que su trabajo hable por sí solo. Este año, en la próxima celebración del Latin GRAMMY®, a celebrarse en Las Vegas el próximo jueves 21 de noviembre, su nombre se escuchará siete veces, ya que está nominado en producciones como “Salsa Giants”, “Me Llamaré Tuyo”, “Leslie Grace”, “Amor Total” y “3.0”, entre otros.  
Mayito, oriundo de Cuba y llegó a los Estados Unidos con su familia a la edad de 11 años. Desde muy pequeño encontró su fascinación por la música, por lo que comenzó a tocar el piano y más tarde se inició como Dj, hasta que consiguió trabajo en el mundialmente reconocido club Mango’s, apenas con 16 años.   Gracias a su perseverancia y dedicación, pudo pagarse sus estudios en el Miami-Dade College y la Universidad de Miami, creando un pequeño estudio en su casa, con el apoyo de su madre.  
Es entonces que conoce a una persona de gran ayuda para su carrera, el maestro Sergio George, propietario de uno de los sellos discográficos más importantes del mercado y uno de los de más desarrollo. George lo invitó a trabajar con la gran carpeta de artistas de su catálogo, algo que Juan Mario ha sabido aprovechar al máximo en su profesión.  
Las más importantes estrellas de la música han pasado por sus manos, entre ellas, Chayanne,Jennifer López, Ricardo Arjona, Maná, Marc Anthony, Víctor Manuelle, Leslie Grace y toda la producción de “Los Gigantes de la Salsa”, donde participan Marc Anthony, Oscar D'León, Willy Chirino, José Alberto, "El Canario", Tito Nieves, Cheo Feliciano, Luis Enrique, Andy Montañez, Nora de la "Orquesta de La Luz" y Charlie Zaa.   Con cuatro premios GRAMMY® en su poder y más de 28 nominaciones, Mayito se ha convertido en una pieza profesional imprescindible para cualquier artista. Sus conocimientos musicales, ligados a su experiencia frente a una consola, lo hacen un joven con un futuro muy prometedor y un presente colmado de reconocimientos.